archivo

Archivo de la etiqueta: entrevista

revisitando_mies.jpg

Apunto he estado de resumir la entrevista que JotDown hace a Ivan Blasi en un tuit pero la cantidad de arquitectura que se lee en ella es tan densa como la que se respira entre las paredes del Pabellón en el que se dan lugar.

“si la calidad arquitectónica, de alguna manera, no reside exclusivamente en el artefacto físico sino en la solución espacial, en realidad la condición de réplica o reconstrucción es algo mucho menos importante”

Este es sólo un pequeño párrafo de una pregunta que demuestra la intensidad, asequible pero extensa, de esta conversación que aborda, desde la génesis del pabellón, el papel del DOCOMOMO o la UNESCO, hasta el proceso de selección y sentido del Premio Mies van der Rohe, concluyendo con la visión del mañana que tiene este arquitecto y profesor que termina la entrevista afirmando que, “si tardas siete días en escribir una frase es para que el otro la entienda en dos segundos”, y de forma semejante debería ocurrir con la arquitectura.

“Incluso en este propio pabellón, tampoco hay que entender mucho para el público: si te sientes bien, si estás cómodo, si la luz es agradable… no deja de ser una cosa intuitiva, aunque detrás hay muchísimo trabajo. Pero, al final, la calidad siempre se manifiesta para todo el mundo, sea arquitecto o no.”

revisitando_mies_big.jpg

la mirada de dos maestros

Da la impresión de que los maestros andan preocupados por el devenir de la arquitectura, tanto los que participaron en los movimientos del Mayo del 68 como los que están involucrados en los debates de la Unión Europea observan síntomas preocupantes en la sociedad y, por tanto, en la arquitectura, esa “petrificación de un momento cultural”, como la define Jean Nouvel en esta entrevista vía ABC. Una lectura cruzada de sus respuestas con el manifiesto que firma Rem Koolhaas en Artforum sobre el paisaje “inteligente” permiten detectar la complementariedad de sus preocupaciones y la necesidad de ese cruce de miradas que empieza con el holandés.

La presión económica y gubernamental hacia la estandarización, amenaza con allanar el recorrido de la arquitectura, los procesos de fabricación avanzada y digital anuncian la traducción directa y sin restricciones de la imaginación del arquitecto en promesas de impresión tridimensional de una forma física para cortocircuitar la práctica de la construcción arquitectónica, realizando una especie de desviación mágica… Pero imprimir tiene sus propias limitaciones. Sólo puede producir formas sin costuras, enteras, que no puede conectarse a partes separadas.

El francés, que ensalza aquella época de efervescencia intelectual de los sesenta, no ha dejado de luchar contra ciertas formas de academicismo. Lejos de la estandarización considera que cada lugar merece una reflexión totalmente específica; incluso entusiasma leer, cada proyecto es el inicio de una aventura y, evidentemente, al principio nunca sé adónde voy. No empiezo con una idea preconcebida. Empiezo siempre con la esperanza de que ese lugar y ese momento y las personas con las que me voy a encontrar en ese instante van a aportar algo que es totalmente único; y esta especificidad y esta singularidad es un ataque en toda regla contra la clonación. Concluye con el titular de la entrevista, hay algo que ha empeorado la situación: el desarrollo de la informática, porque ahora todos los parámetros están disponibles… Por desgracia, falta materia gris. No hay suficiente pensamiento, ni suficiente intención, ni suficiente amor en cada proyecto, por lo que los proyectos llegan de forma automática, así, sin alma.

Advierte el Pritzker holandés de la constante aceleración de lo “smart” dentro de la arquitectura, en forma de dispositivos, sensores y sistemas que han hecho que los elementos tradicionales de la arquitectura, ciegos, mudos y por tanto, fiables, se hayan convertido en elementos  “inteligentes” que escuchan, recopilan información, procesan y se adaptan continuamente, hasta el punto de temer que pronto, una jaula de Faraday sea un componente necesario de cualquier casa.

Es posible entrever las ficciones de Asimov trasladadas a la arquitectura cuando Rem Koolhaas afirma: el edificio “inteligente” es un eufemismo de un agente de inteligencia. Pronto tu casa podría traicionarte.  La opinión expuesta por el fundador de OMA ante la Comisión Europea en 2014 fue rotunda: Llamando a sus ciudades “smart”, condenan a nuestras ciudades a ser estúpidas. (…) Con la seguridad y la protección como puntos de venta, la ciudad se está convirtiendo increíblemente menos aventurera y más predecible. Para salvar la ciudad, podríamos tener que ser destruirla…

Al hilo de otra pregunta Jean Nouvel contesta: cuando no hay misterio, no hay seducción. La arquitectura es un misterio que hay que preservar. Si se muestra todo de una vez, nunca ocurrirá nada. Ocultar, es sin duda una de las recetas del erotismo, y, por tanto, de la arquitectura erótica.

En una época de lo “smart” y la transparencia cabe, según Koolhaas, una pequeña posibilidad para combinar el conocimiento acumulado a lo largo de los siglos con el estrecho alcance de las prácticas consideradas hoy como “inteligentes”. Quizás la oposición fundamental a la que nos enfrentamos está en el poder largamente establecido en la arquitectura para articular lo colectivo y la aparente habilidad digital para fundirse con uno mismo. 

Puede que como en las teorías de los situacionistas, entre los que parece incluirse el propio Nouvel, la arquitectura también deba adaptarse a la situación presente, a la vida, buscando todo lo que puede cambiar un proyecto; cambiar quiere decir que debemos responder a muchas preguntasEstamos obligados cada vez a escuchar, a tener en cuenta y a entender todos los parámetros de la pregunta planteada. Prácticamente en todas las situaciones, lo que siempre hay que hacer es cruzar una mirada exterior con una mirada interior.

¿Cuál es la arquitectura en la era de lo “inteligente”? La pregunta no citada puede tener respuesta en un clásico como la Fundación Cartier, obra del maestro francés, que sin estar petrificada pueda ser “confiable” y cuya transparencia total es capaz de guardar misterio. Es posible que la arquitectura deba aventurarse a explorar el vacío programable que plantea el maestro holandés para su puente peatonal en Burdeos, donde la obra no es el evento en sí sino la plataforma sobre la que puede ocurrir cualquier cosa. Puede que la arquitectura deba ser lo estable de lo inestable, lo pétreo de lo fluido, lo inteligente de lo “smart”.

la mirada de dos maestros_big1

la mirada de dos maestros_big2

nunca_demoler_siempre_añadir

Como propone Anne, la mitad de Lacaton y Vassal, en esta entrevista de ElPaís, la entrada de hoy se componen de capas, un collage de frases copiadas y pegadas del conjunto de respuestas convertidas en slogans, aunque éstos no vayan con este estudio francés que tanto en la abundancia como en las escasez se mueve como pez en el agua y como muestra el último edificio estrenado en París.

En Europa lo lógico es reparar […] no podemos comenzar de cero […] atención suficiente para encontrar valores […] Lo que ya existe es un recurso […] creemos en la suma, en la integración, en las capas. Nunca demoler, siempre añadir […] lo existente […] valor cívico, material y social […] La observación de lo que existe es la primera fase. No se trata de respetar acríticamente […] El objetivo es arraigar las nuevas intervenciones […]  para funcionar deben integrarse y dialogar […] Sumando los edificios a la ciudad […] El fin de la arquitectura debería ser siempre mezclar a la gente, hacer a los ciudadanos más libres y, desde luego, no contribuir a la segregación […] Los ideales modernos eran ambiciosos […] Exigían esfuerzo al arquitecto y al usuario […]  Las modas son peligrosas […] antes de copiar es fundamental entender […] La arquitectura es el resultado de pensar. Si las ideas son buenas, la arquitectura será buena […] Para construir un edificio no basta con saber diseñarlo. Hace falta solucionar otros asuntos que rodean la arquitectura […] tratar de reparar lo que no funciona […] se trata de dialogar en lugar de imponer […] Se aprende cuando eres consciente de que los demás pueden saber, como mínimo, tanto como tú. Creo que es tan importante saber lo que sabes cómo conocer lo que no sabes. Y creo que es necesario reconocer que a veces no se sabe. Eso te hace fuerte […] Controlar el coste te obliga a decidir qué es lo más importante

mirUn buen amigo me remitió esta semana a la web de unos noruegos, mir.no, que describen lo que hacen como una visualización natural.  En la conversacion-entrevista que Ronen Bekerman tuvo con los dos socios fundadores, éstos admiten el papel que juegan los elementos naturales en sus imágenes pero ponen más énfasis en la necesidad de contar con cierta libertad creativa y en generar momentos por encima de los puntos de vistas. Sin descuidar la técnica, deben la sutileza de sus “renders” y post-producciones a una sensibilidad artística difícil de encontrar incluso entre las influencias que mencionan, como Labtop o Luxigon. Un carácter que se debe a la búsqueda de inspiración fuera de la propia disciplina. Es a través de la fotografía, la moda o el arte como logran asociar imágenes y conceptos, ligar atmósferas e ideas, espacios con sentimientos. Despertando así las emociones que se esconden en una perspectiva virtual.

mir_big

estilodepensamiento

Dos miradas inconfundibles, dos personalidades arrebatadoras y, puede, que un método común. “En el filo de la navaja” Enric Llorach realiza un ejercicio de análisis casi surrealista pero profundamente racional, en el que conecta la entrevista al director de OMA NY Shoei Shigematsu en crane .tv, el espíritu de OMA, el cuadro “L’Angélus”, de Jean-François Millet, el método paranóico crítico de Salvador Dalí, el libro Delirio de Nueva York del propio Rem Koolhaas, la ilustración de portada que firma Madelon Vriesendorp, al mismo Le Corbusier y la opinión de un teórico social como David Harvey considerando que las crisis son “racionalizadoras irracionales” de este sistema capitalista. Y todo esto a partir de esa corriente que exponen algunos de los que han pasado por esta oficina metropolitana de arquitectura, con carácter de escuela que enseña un método y no un resultado, y donde no hay un estilo predefinido sino, más bien, un estilo de pensar.

vía metalocus

estilodepensamiento_big

saul_leiter

Esta divertida entrevista a quien algunos han bautizado como el pionero de la fotografía en color (y salta a la vista que lo maneja como el pintor que es en sus ratos libres) descubre, por un lado, la web lens culture, que brinda, además de ésta, otras tantas entrevistas a reconocidos fotógrafos y un buen número de sus obras. Y por el otro, a este nonagenario observador de la realidad y paciente capturador de escenas callejeras.  Saul Leiter cree en esa cualidad de la fotografía para ayudarnos a ver ese mundo que hay alrededor, que puede, o no, llegar a ser fotografiado. Sus capturas tienen esa sensación de casualidad, de foto accidental, puede que porque, como confiesa, le divierten las malas impresiones, los accidentes en el cuarto oscuro. Como buen fotógrafo de escenas cotidianas coincide con otros grandes maestros en que, ser ignorado es un gran privilegioAsí aprendí a ver que los otros no ven y a reaccionar de manera diferente. Simplemente contemplaba el mundo sin esperar nada en concreto. Un personaje que reconoce entre risas la condición actual e inmediata de la fotografía digital y especialmente la que se captura desde un “iphone”. Un hombre que, reconociendo haber pasado apuros para desarrollar su profesión, apostilla su intervención con una reflexión; la gente creativa, a veces, mira por encima del hombro a aquellos que ganan dinero como si ganar dinero fuera una debilidad imperdonable. 

[vimeo vimeo.com/36966880]

via afasiarq

larevolucionmodesta

Con un anhelo cercano al que expresaba Campo Baeza, Shigeru Ban también desea ser útil. Su aparición en el blog había sido, hasta ahora, puramente testimonial gracias a su edificio más flamante, el Centro Pompidou de Metz. Sin embargo, cruzarme con su edificio de oficinas para Tamedia en Zurich devolvió la mirada sobre su trabajo y, casi inevitablemente, sobre sus obras más modestas como la “casa desnuda” (naked house) o sus sistemas de construcción con cartón o papel, que le han hecho mundialmente reconocido. En una reciente entrevista a su paso por Madrid (via ElPaís), apuesta desde las primeras líneas por la diversos de movimientos arquitectónicos, alabando a alguno de sus maestros como Isozaki, sobre el que comenta: “busca empleados que piensen lo contrario que él. No le interesa que le sigan ciegamente.” Shigeru Ban prefiere los valores, “la modestia. La comple­­jidad que se necesita para hacer las cosas sencillas.” Aunque nadie se libra de acercarse “al poder y al dinero”, entes invisibles que según él, “necesitan que la arquitectura los haga visibles”, aunque esa misma conexión con el capital también le lleve a admitir que la arquitectura (sea o no de cartón) “siempre será temporal”. Pero privilegiados al margen, cree fielmente que “los arquitectos tenemos un conocimiento que puede ser útil a mucha más gente”. Mientras que otros arquitectos han avanzado revisando tipologías, estilos, movimientos o elementos, él ha dado otro sentido a ciertos materiales, no sólo en su inicial sentido constructivo sino definitivamente en su destino social. No cobra por estos trabajos, trabaja mucho, tiene poco tiempo, vive de alquiler, no tiene hijos, pero hace lo que quiere. Le merecen respeto arquitectos como Alvar Aalto, Louis Kahn o Mies van der Rohe, quienes “diseñaron casas hasta el final”. Entretenido como está en esta labor concluye,  “me gustan los arquitectos que buscan retos y no los que sólo se preocupan de mantener su statu quo”. Puede que a primera vista sea sólo, ese arquitecto de los tubos de cartón, pero esa sola afirmación contiene material suficiente para levantar los pilares de una revolución modesta, pero fundamental y necesaria.

larevolucionmodesta_big

via ElPaís – Shigeru Ban: “Los arquitectos podemos ser útiles a mucha gente, no solo a los ricos”