archivo

Archivos Mensuales: septiembre 2012

El arte urbano está tomando un protagonismo capaz de remplazar al que se exhibe en museos y galerías privadas. No quiere decir que sean lo mismo, ni un sustituto, tampoco es su condición ni aspiración, pero sin duda es un complemento necesario para que el arte llegue a todos, casi a diario y a veces de forma inconsciente e involuntaria para el visitante/peatón. La aparición de manolas y manolos inside out proyect en pleno barrio de Lavapiés un día de Rastro cualquiera es sólo una prueba local de un proyecto de escala internacional. Como igualmente global es la iniciativa de registrar en un mapa el arte urbano mundial [The Big Art Mob] pese a su itinerancia y temporalidad. Así que las galerías tampoco esperan hoy a quedarse entre cuatro paredes blancas con una dirección fija esperando a que la gente quiera entrar. La galería magdalena te asalta en la calle, sin localización fija, sin horarios ni puertas de entrada, haciendo de la participación peatonal su principal valor y sentido y dando lugar a un nuevo tipo, la galería urbana.

via siglo21

Gracias a la exposición Proto Anime Cut de La Casa Encendida se puede llegar al mundo de la animación japonesa desde una perspectiva analítica, estática y constructiva. Sin duda que las frenéticas películas futuristas acompañan la visita, como no podía ser de otra forma, pero son los storyboards, llenos de realidades modificadas sobre anotaciones, acuarelas, fotografías y bocetos de ciudades conocidas, los que descomponen algunas de las películas más internacionales del género, poniendo un énfasis muy particular en el fondo de escena. Esos cityscapes cobran un importante papel en la exposición, inspirando los escenarios de estos films a partir de trazos constructivos capaces de despertar la imaginación de cualquier arquitecto inquieto. Para éste, puede resultar paradójico confirmar que la realidad supera la ficción y, sin embargo, esta ficción apenas se refleja en la realidad. Esos edificios modulares de densidades dudosas y tecnologías implementadas apenas han inspirado un puñado de obras metabolistas y high-tech. Aquellos que sucumbieron a su estética y visión siempre han sido llamados utópicos incluso hoy, que contamos con un buen número de las tecnologías que aparecen en esas películas de ciencia ficción, pero cuyas arquitecturas siguen perteneciendo a un mundo animado.