archivo

Archivos Mensuales: marzo 2015

freiotto

Contrasta el blanco y negro de esta foto de una obra que data de los años 70 con las imágenes a todo color que acompañaban la anterior entrada, sin embargo las estructuras son semejantes. Las últimas representan ese legado que se menciona en el fallo del jurado del Premio Pritzker 2015, que ha recaído en el maestro Frei Otto, un día después de fallecer: ideas visionarias, mente inquisitiva, la creencia en compartir libremente conocimientos e invenciones, su espíritu de colaboración y la preocupación por el uso cuidadoso de los recursos. Poco más se puede añadir ante la evidencia de una mente maravillosa que pasó su carrera investigando, experimentando y desarrollando una sensibilidad arquitectónica que como se puede ver ha influido en muchos otros. Pionero en el campo de las estructuras ligeras y cambiantes, tomó de la naturaleza formas y procesos, maneras de usar un mínimo material y energía para crear espacios, partiendo de los esqueletos animales, las burbujas de jabón o las telas de arañas. Tejió así un mundo de conexiones profesionales, estructuras y construcciones frescas e imaginativas que han generado no sólo grandes proyectos, sino ideas y conocimiento capaces de inspirar nuevas formas y espacios.

freiotto_big

elbuscadordearquitecturas

La coherencia no siempre construye el día a día, de otro modo resultaría difícil entender, entre otras muchas cuestiones,  la planificación y construcción de la ciudad contemporánea en un mundo digital de redes inalámbricas y teléfonos móviles. Ha tenido que ser un ente externo como Google quien, primero, junte a dos jóvenes talentos como Bjarke Ingels (BIG) y Thomas Heatherwick (Heatherwick Studio) para que trabajen conjuntamente (práctica poco común en una profesión donde tradicionalmente abundan los egos) y segundo, apostar por una arquitectura ligera y móvil bajo grandes estructuras tensadas y traslúcidas que controlen el clima y se abran al entorno tratando de crear un espacio público en contacto con la comunidad. Parece que el proyecto de Norman Foster para Apple, poco tiene que ver con éste que plantea uno de sus grandes competidores el mencionado mundo digital. Una apuesta que, en coherencia con sus sistemas y funcionamientos internos, se encamina hacia entornos abiertos e impredecibles, flexibles e indeterminados que tienen, sin que haya sido mencionado, un referente utópico en aquellas propuestas de “ciudades andantes” o “enchufables” con las que teorizara Archigram antes si quiera de que internet conectara dos ordenadores.

vía googleblog