archivo

Archivo de la etiqueta: concurso

divertimentocomoarquitectura

“Me gustó siempre hablar de arquitectura como divertimento. Si no se hace alegremente no es arquitectura”. Estas palabras de Alejandro de la Sota me han incitado a recuperar, entre las notas mentales pendientes, la propuesta ganadora de intervención urbana que, titulada “Siempre Fiesta”, firmaban Andrés Carretero y Carolina Klocker para el concurso de ideas que el Instituto Goethe organiza una vez al año bajo el lema “We Traders: Cambiamos crisis por ciudad”. Después de leer en las calzadas aquellos versos urbanos es una lástima que uno no pueda deslizarse por estas dunas o construir castillos de arena haciendo también del divertimento, arquitectura.

divertimentocomoarquitectura_big

vía edgargonzalez.com

 

tienda de arquitectura metropolitanaDe forma similar a como se produce el concurso anual para levantar el pabellón de verano del P.S.1 del MoMA de Nueva York, otros museos, como el Constructo en Santiago chile, el Istanbul Modern en Turquía, o el museo MAXXI de Roma, han lanzado sus propias iniciativas para colonizar algunos de sus espacios anexos con instalaciones de arquitectura temporal. La entidad romana vestida con las elegantes curvas de de Zaha Hadid, con un programa para jóvenes arquitectos a encumbrado a un estudio turinés con un proyecto que recuerda a cierta arquitectura ingrávida de Junya Ishigami. Aquí un irregular prisma flotante teñirá de amarillo la plaza de entrada al museo y hará las delicias de los visitantes estivales. Sus autores, anónimos en  aquella entrada sobre las ciudades imposibles, titulan ésta para enmendar aquel olvido. Y es que, bam! studio, con un nombre más que similar al conocido estudio de Rotterdam, unos cuantos concursos después, apunta maneras y logra poner algunas esperanzas en que, en un futuro próximo, Italia recupere cierto protagonismo en el panorama arquitectónico contemporáneo.

tienda de arquitectura metropolitana_big

via designboom

Cuanto más corre el reloj, cuando más acelerados vamos, más cuenta cada segundo, pero ¿puedes elegir uno? ¿capturarlo? ¿grabarlo? Entonces es el momento de que participes en el concurso que lanzan Wim Wenders & Montblanc – The beauty of a second challenge. Apenas damos un paso sin que alguien esté grabando o fotografiando un instante, pero exige un terrible esfuerzo elegir un segundo trascendental capaz de conmover en un parpadeo. Puede que este ejercicio de concentración nos haga reflexionar sobre la frase que da pie a esta iniciativa cinematográfica y vital, cada segundo cuenta. Ya se puede ver un recopilatorio con 67 de estos instantes pertenecientes a la primera ronda.

[vimeo vimeo.com/31604545]

via behance

Dentro del festival de instalaciones Lift11 que tiene lugar en Tallín, una pasarela de tetsuo kondo se dibuja entre el frondoso bosque estonio, perdiéndose esta vez entre las ramas, cuando antes lo hizo entre la niebla. Mientras que aquí toca puntualmente los troncos, allí, en la biennale de Venecia, abrazaba las bastas columnas del pabellón del arsenale. Un mismo objeto que se enfrenta a entornos distintos, a ambientes artificiales o naturales, interiores o exteriores, generados o encontrados. Se asemeja así a un experimento, casi científico, donde una misma muestra se testa en dos ambientes distintos, para probar una idea, un objeto o una experiencia. Este espacio de reflexión permite acercarse a cierta arquitectura atmosférica que se lee en algunas propuestas recientes, donde la arquitectura quiere ser paisaje. Curiosamente, esta fantasía del bucólico paseo entre las copas, es un sueño recurrente entre varios arquitectos [propuesta de SANAA para el mirador de Elche]

+ info de la instalación via Lift11 + imágenes via Dezeen

via dezain

En estos días de arquitecturas de papel parece apropiados iniciativas como esta Venice CityVision Competition. Una oportunidad para dejar que la imaginación se dispare y se ponga en valor sin la gravedad de la función o la viabilidad. A veces es mejor dejar volar la ideas y disfrutar de las utopías. Merece la pena perder un rato mirando estas Venecias de sugerentes perspectivas que recrean ciudades imposibles.

via archdaily

Escribe Anantxu Zabalbeascoa una ligera reseña sobre el libro Urbanismo para náufragos de Manuel Saravia y Pablo Gigosos, reproduciendo algunas pinceladas de esta lectura que reclama una arquitectura para aquellos que parecen apartados de los espacios que, irónicamente, vienen llamándose públicos. Una reclamación por esas arquitecuras otras que parecen viables gracias a quien todavía cree en las personas y en su voluntad por cambiar sus espacios. Webs como urbanaccion recogen un buen puñado de agrupaciones y estudios que se dedican a crear nuevas recetas urbanas para configurar un nuevo menú urbano: propuestas que ocupan solares e instalaciones que delatan lugares de oportunidad. Con todo ello, parece que cunde el ejemplo y, si primero fue Zaragoza quien reivindicó que  [esto no es un solar], ahora es Valencia quien pide imaginación [imagina velluters]

No he encontrado una traducción directa para el título de este concurso [street yourself] que se ha lanzado con motivo del estreno de la película exit through the gift shop sobre el famoso, aunque anónimo, artista urbano Banksy. La iniciativa reta a cualquier ciudadano a transformar la calle con una acción urbana en cualquiera de sus formas. Una ocasión pintada para que salgan tantas copias baratas como robos deslumbrantes y creativos. Enlaza con el blog [abanksyfilm] para ver las iniciativas o formar parte del concurso.

via elpaís