archivo

Archivos Mensuales: mayo 2010

Acabo de encontrar en la red uno de esos debates que he tenido un montón de veces sobre los concursos de arquitectura. El argumento a favor lo ponen en archdaily [why open architecture competitions are good for architects, a counter argument]. Al parecer Derek Leavitt abrió el tema argumentando lo contrario y la caja de pandora se ha abierto por unos momentos. En mi opinión de asiduo competidor en este tipo de concursos, y matizo lo de competidor ya que no he sido simplemente un participante, luego es posible que eso me de una visión más positiva sobre el tema, creo que los concursos son buenos, y casi diría que necesarios. Como argumentaban unos conocidos arquitectos españoles, es una de las formas más democráticas de hacer arquitectura. Se puede argumentar mucho sobre los concurso “amañados” y no seré yo quien salga a defender lo indefendible, existen casos. Pero que el sistema no sea perfecto no quiere decir que sea malo, es mejorable. Los argumentos que esgrimen a favor desde la citada web me parecen ejemplares. Más de una vez he llamado la atención sobre el proyecto que salió de la imagen que acompaña estas líneas, que permitió a dos jóvenes arquitectos adjudicarse el concurso de lo que a la postre se ha convertido en una de las obras maestras de la arquitectura. Para terminar, a parte de recomendar leer ambas versiones, traduzco únicamente la última frase que cita el artículo a favor:

El arquitecto debe ser un profeta… un profeta en el verdadero sentido del término… si él no puede ver al menos diez años por delante, no le llamen arquitecto (Frank Lloyd Wright)

Son pocos los que han tenido la oportunidad, o la osadía, de ponerse frente a obras de Louis Kahn, Marcel Breuer, Richard Meier o el mismo Le Corbusier, y proyectar algo a su lado. En el equilibrio siempre afilado que constituye tal ejercicio se ha visto Renzo Piano frente a todos aquellos. Sobre su último encuentro escribe Nicolai Ourousoff [Two architects have a meeting of the minds at a Texas Museum] mientras que en archidose puedes repasar pasados envites del arquitecto italiano [Architecture in the Shadows]. Como si de un duelo, intelectual y proyectual, se tratara Ourousoff, a falta de confirmación construida, ve aciertos y desencuentros en este último hito, poniendo un acento final en ese gran tema de la arquitectura, la luz. En el manejo de ésta tuvo Piano su hito en el Menil Collection y Kahn en este Kimbell Art Museum, ahora ambos se encuentran, pero uno tiene ventaja, y puede cambiar la historia.

+imágenes Kimbell Extendion Renzo Piano

Desconocía por completo la figura de Isamu Noguchi, por contra, conocía sus diseños de lámparas, mesas y sofás. Dato que llama la atención sobre la capacidad con la que un escultor puede ser a la vez arquitecto, poeta y diseñador de muebles y paisajes. Leía en esta reseña que gracias a su aproximación a todos estos campos como si de escultura se tratasen, extendió la definición clásica de escultura y difuminó los límites entre las bellas artes y el diseño utilitario. De nuevo es el intercambio entre disciplinas lo que enriquece los resultados finales. Fue el IVAM el que hace casi una década le dedicó una exposición en la que curiosamente, como en esta entrada, no aparecía su escultura sino los proyectos, maquetas o dibujos puesto que él mismo definía la escultura como “un todo espacial

via elcultural

Hasta ahora la técnica fotográfica tilt-shift ha sido extendida gracias a repetitivos efectos de miniaturización en vídeos sobre paisajes o escenarios urbanos en movimiento, sin embargo esta totoro house de Atsushi y Mayumi Kawamoto muestra un uso delicado de esta técnica a la hora de retratarla. Gracias al artículo original via whatwedoitssecret que contiene las plantas y secciones, se puede descubrir por fuerapor dentro.

Aunque generalmente apuesto por poner la vista en lo último que aparece, siempre es bueno echar una mirada atrás… En realidad, es necesario. Los grandes maestros contemporáneos construyen cada una de sus invenciones sobre las obras y principios que erigieron los maestros modernos, vanguardias arquitectónicas y demás personajes singulares de la historia. No es esta una obra clave de la arquitectura moderna pero contiene un germen, con principios de arquitectura modular y una componente vernacular propia de la escena catalana. La Ricarda de Antonio Bonet es una  de esas obras que con suerte alguien te enseña casi de pasada y que permanece en algún rincón de la memoria. Ni siquiera recordaba el nombre de arquitecto y obra aunque he pasado mucho tiempo junto a su silla bkf. Ahora que la he encontrado dejo aquí un conjunto de planos y fotografías via tallermisiones2009 y via europaconcorsi. Algo que no sabía es que es también el arquitecto de uno de los edificios más mostrados en los telediarios, el del tribunal constitucional.

Documental Antonio Bonet via youtube

Cada palabra de este holandés global levanta cierta expectación, posiblemente, porque como confiesa en esta entrevista su planteamiento, el de un arquitecto que antes fue periodista, es el de entender para poder hacer. Cuestionarse todos y cada uno de los aspectos que engloba un proyecto es un tarea ardua, pero esa búsqueda de los diferente, de puesta en crisis de lo establecido es lo que marca la diferencia. Esa que le permitió pronunciar esta fantástica cita o la que le ha dado el primer premio en uno de sus últimos concursos, el del Taipei Performing Arts Center.

Liberemos a la arquitectura de las responsabilidades que ya no puede asumir y exploremos de manera agresiva esta recién estrenada libertad (Rem Koolhaas)

via dutchprofiles