archivo

Archivos Mensuales: agosto 2011

Ser Arquitecto es un oficio que no se hereda, ni se aprende, sino que se inventa para uno mismo (Francisco Javier Sáenz de Oiza)

Esta es una de esas frases que multiplican las interpretaciones y dan pie a repensar nuestra visión de la profesión, y de nosotros mismos. Así lo entendió Marta Poch, protagonista de la última entrada Del tirador a la ciudad dentro de la serie que retrata a esos “Otros arquitectos“, donde proyectistas con ocupaciones atípicas cuentan cómo y por qué llegaron hasta su actual dedicación. Un conjunto de relatos que parecen zarandear esa visión tradicional del arquitecto inevitablemente vinculado a los planos y el casco de obra. Un ejemplo más de re-invención personal, que introduce a la perfección esta cuarta entrega la frase de  Marta Poch, “Ser arquitecto se inventa”.

emprendedor, ra.

1. adj. Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas. (Real Academia Española)

Precisamente ahora, con la crisis, es no sólo un lema para emprender sino un buen artículo (via ElPaís) sobre la realidad de esta nueva empresa. Un excelente y motivador texto sobre un sentimiento emergente, aunque de estadística estable, que ya deja ejemplos de éxito y políticas de futuro. Aunque por el camino te sientas como la actriz de este corto [036, de Juan Fernando Andrés Parrilla y Esteban Roel García Vázquez] estas siete historias demuestran que querer es poder.

photo de Sarah Lee via inspirefirst

Es extraño, y a la vez comprensible, cómo una película, una experiencia o un relato, incluso ajeno, puede cambiar la percepción de un espacio o un edificio. Sin entrar en consideraciones filosóficas, en el vídeo de “cities of opportunity” ante la recurrente pregunta de porqué oma.nl eludió el concurso para el nuevo World Trade Center, más allá del interés por la emergencia China, Rem Koolhaas admite no poder superar la belleza de las torres gemelas, una consideración que no comparte el entrevistador, y ante la que el Pritzker holandés sugiere un film, que hasta hace unas horas yo mantenía en lista de espera. Man on Wire no es sólo un oscarizado documental sino todo un manifiesto sobre los sueños, sobre la belleza de conseguirlos, de alcanzarlos, superarlos y no saber contestar al por qué de ellos.

Para mí es bien sencillo, la vida debería vivirse al límite. Hay que rebelarse, no someterse nunca a las normas, renegar del mérito propio, no repetirse a sí mismo, ver cada día, cada año, cada idea como un verdadero reto y entonces uno logrará vivir la vida en la cuerda floja. (Philippe Petit)

Coincidiendo con la inauguración de su última obra, el Cornell’s Milstein Hall, del que se puede seguir todo el proceso de construcción en vídeo y en fotos, aparece este otro vídeo en el canal OMA|vimeo, donde Rem Koolhaas concede una larga entrevista en la que las obras pierden forma y son los conceptos, preocupaciones, ironías y humor del maestro holandés las que toman todo el protagonismo. Una oportunidad de entender mejor su pensamiento e inquietudes ante las que titula el vídeo como ciudades de oportunidad.

via architecturelab

La palabra en sí ya hace prever que algo bueno no debe ser. Sin embargo, siempre hay una posibilidad de ver el vaso medio lleno, eso sí, para ello hay que poner de nuestro lado. La procrastinación es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables. ¿Quién no ha caído alguna vez es esta banal tentación, especialmente en el ámbito creativo? Pero ¿qué pasa si lo irrelevante resulta ser trascendente?. Según Paul Graham, autor de este breve ensayo llamado “good and bad procrastination“, la buena procrastinación es aquella que evita los quehaceres de la vida real, y pospone hacer esas pequeñas tareas diarias para dedicarnos a grandes objetivos u obsesiones. Continua con un ejemplo práctico, en el que si estás inspirado por un proyecto puede que la ganancia neta de emplear todo tu tiempo en esa idea, sea mayor al escapar de todas lo demás que se suponía que debías hacer durante los próximos días u horas. El texto contiene más consejos y merece una lectura completa para enfocar mejor este término esquivo donde “La cuestión no es cómo no procrastinar, sino cómo procastinar bien” (Paul Graham). Puede que esta animación retrate el concepto con excelente acierto gráfico.

via microsiervos

Hace unas semanas que TVE emite y permite ver a la carta “El catálogo de El Bulli”, un documental producido por el prestigioso restaurante para contar su historia y el porqué de lo que ha llegado a ser, y será. No sólo es un conjunto de historias interesantes en sí mismas, sino que está lleno de lecciones extrapolables a otras disciplinas ligadas a la creatividad. Según palabras del propio Ferran Adrià en una ponencia del Día C, “Yo no me dedico a la cocina, me dedico a la creatividad “. Dentro del conjunto de sorpresas e ideas que esconde este catálogo visual, uno en particular resulta especialmente práctico y atractivo a la vez. Una auditoría creativa es un concepto empresarial en el que se sustituye el balance meramente económico por un balance y análisis crítico sobre la creatividad desplegada en una empresa. Un conjunto de preguntas recopiladas ayudan a entender mejor este concepto que parece sorprender incluso a las grandes multinacionales, y al que deberíamos prestar más atención a juzgar por los resultados.

Gracias a ellas hemos dado saltos cualitativos impresionantes. Durante un periodo de descanso en 2003 conocimos la cultura culinaria japonesa. Algo que ha sido vital para nosotros. Nos permite crear el caos continuo. Durante el periodo de reflexión y replanteamiento cambiamos hasta el lápiz para escribir. Es muy importante desconectar (Ferran Adrià)

 ¿Cuál es el estado actual de creatividad?¿dónde soy creativo y dónde no?¿qué tiene que ocurrir para que emerja más creatividad? Estas podrían ser preguntas básicas para una auditoría de creatividad. Veamos ahora a qué diferentes niveles es posible ser más creativo: 

– A nivel de qué hacemos en nuestro día a día, ¿sólo existe una manera de hacer las cosas? ¿puede haber diferentes maneras de hacerlo?¿es ésta la manera más creativa?¿cuál es la menos creativa?¿qué más posibilidades hay? 

– A nivel de cómo hacemos. Es decir, ¿cómo gestionamos una tarea? ¿cómo organizamos nuestra agenda de trabajo?, por ejemplo. ¿Teniendo un criterio de tiempo que voy a dedicar a cada tarea, lugares a los que tengo que ir, empiezo por tareas más importantes y dejo las menos para el final?¿cómo gestiono mis emociones y mis pensamientos a lo largo del día? ¿puedo ser más creativo ahí?¿qué más posibilidades hay?

– A nivel de por qué, ¿por qué lo hago de esta manera?¿qué significado tiene eso para mi?¿qué más significados pueden ocurrir?¿por qué ocurren las cosas de esta manera?¿de quién o de qué puedo aprender más?

– A nivel de qué ocurre ahora de manera diferente, ¿es suficiente los cambios introducidos en creatividad?¿qué creatividad mantengo activo a lo largo del día y a qué nivel?

via yorokubu + desarrollandopersonas