archivo

Archivo de la etiqueta: las cosas buenas

Los pensamientos más revolucionarios son aquellos que se dicen en un momento intrascendente y se vuelven imprescindibles para el resto de tu vida. Escucha estas sabias palabras de Steve Jobs, vale la pena “perder” un minuto y aprehender algo, que no desperdiciar todos los siguientes. +info The Secret of Life from Steve Jobs in 46 Seconds – via brainpickings

via swissmiss

Anuncios

Se dibuja una sonrisa al ver como este septuagenario y notable arquitecto inglés, sin levantar su aguda voz como educado sir, sigue agitando la escena con sus charlas, entrevistas, escritos, proyectos y edificios. Peter Cook se reconoce moderno antes de ser arquitecto (ya admiraba a Le Corbusier sin haber pisado una escuela de arquitectura) y junto al resto del grupo Archigram ha inspirado a generaciones de estudiantes y profesionales. Hoy, sigue al pie del cañón, considerado acertadamente como un gran innovador, cuyas palabras le delatan como un inquieto observador, un personaje travieso capaz de ingeniárselas para construir esos difíciles espacios que, sin función definida, están llenos de posibilidades. Hace unas semanas que una entrevista via architectural-review revelaba algunos de estos datos de su biografía y, días después, está excepcional entrevista en ElPaís [La arquitectura debe incluir también vida] sorprende, ilusiona e inspira optimismo y esfuerzo por invertir la situación con frases como la que titula esta entrada. El vaso medio lleno, el optimismo como elemento necesario para sobrevivir a esta profesión, admitiendo que lo imaginativo es más complejo, que el cambio y la renovación son inevitables, defendiendo la travesura, creyendo que la arquitectura no sólo tiene que funcionar sino que debe llevar los extras del optimismo y la imaginación. Eligiendo ser más optimista si cabe en estos momentos difíciles. 

En las primeras páginas del libro de conversaciones con Paulo Mendes da Rocha reafirmaba ese valor intuitivo que se confía a la elaboración de maquetas físicas, descuidado últimamente en post de la velocidad y versatilidad de los modelos digitales. Y es que el Pritzker brasileño ensalza ante los estudiantes la belleza de “simples” maquetas de papel con estas reflexiones en voz alta:

… construirlas como un croquis: esa maqueta que se hace en soledad, no para enseñársela a alguien. Es una maqueta que se construye como un ensayo de algo que se está imaginando.

… El croquis, la maqueta en blanco de un libro, una idea incipiente… Como el poeta cuando emborrona la página, cuando toma notas ; ese croquis que nadie discute.  Se trata la maqueta como instrumento de proyecto; en vez de dibujar se construye la maqueta.

… Lo interesante, es que, en esa extensión del raciocinio, el objeto ya existe en la medida en que está configurado en nuestra mente, en el sentido de dominar la imaginación para que el objeto sea aquello que se quiere construir

Menciona a Eugène Freyssinet quien según su cita bibliográfica, llegó tan lejos con sus experimentos que se volvió incapaz de calcular todo lo que había descubierto y continúa la argumentación con las maquetas de aviones y sus pruebas en el túnel de viento ,o aquellas que realizaba Gaudí con saquitos colgados, a modo de fuerzas físicas, que tensaban cadenas y creaban espacios reflejados. Por último trae un ejercicio literario como ejemplo de este ejercicio material; conocidas las palabras de un poema pero sin orden ni rima, es sólo cuando alguien las toma y lo reconstruye de acuerdo a unos versos mentales cuando aparece de nuevo la poesía. Esa misma materialidad de la idea, que podemos construir con maquetas de papel para que aparezca la arquitectura.

La idea de construir aquello que se tiene en la mente es algo sublime y peculiar del género humano (Paulo Mendes da Rocha)

Saltar de una idea en otra… ¡Quién pudiera! La realidad es que eso es lo que normalmente hacemos aunque dejemos a medias la anterior, y la siguiente. Pero la excitación de crear, de seguir esa potente guía que es una idea  desaparece en el proceso necesario para llevarla a cabo, para materializarla, que es en realidad lo importante. Eso es justamente lo que  Scott Belsky intenta transmitir en este vídeo y antes en su libro, hacer que las ideas ocurran, para lo que explica que es necesario un 99% de disciplina adquirida. Una gran olvidada para cuyo éxito aquí van unas pistas.

via freshcreation

Aquella entrada [piensa diferente] que rescataba el mítico anuncio Think Different de Apple tiene aquí una precuela. Ha aparecido un vídeo con calidad vhs, en el que un jovencísimo Steve Jobs presentaba el famoso anuncio con un discurso precursor del concepto de las lovemarks, antes incluso de que Kevin Roberts acuñase el término que subyace bajo marcas como Sony o Nike. Es llamativo el acento que pone en esos valores que se distinguen por encima del ruido de la sociedad actual, esas ideas locas que pretenden cambiar el mundo y que algunas, de hecho, consiguen cambiarlo.

via freshcreation

Qué mejor título para hablar del momento que vive la arquitectura, más aún cuando el premio de arquía próxima ha recaído en un proyecto del estudio La Panadería. Parece que durante la entrega surgieron las preocupaciones y comentarios sobre el panorama actual que Anatxu Zabalbeascoa resume en su entrada [hablan los próximos arquitectos]. Ahí queda reflejado el espíritu, y despiste, con el que nos enfrentamos al futuro. Simplemente haré eco del aumento en la exigencia disciplinar que propone Santiago Cirugeda, de la apertura a la sociedad que reclama Francisco Cifuentes, pero sobretodo me parece acertado en el contexto, global y particular, el comentario de Lacaton y Vassal:

Nuestros edificios serán muy baratos, pero nuestros honorarios no lo serán

Cuando los propios miembros de este despacho de pan que hornea espacios crujientes, confiesan en el artículo de elpaís [arquitectos con nuevas respuestas]: “Hemos estado haciendo arquitectura para nosotros mismos y para los medios”. Su propuesta: trabajar menos en la “arquitectura de los domingos” y un poco más en la “arquitectura de diario”; dicen mucho sobre un modo de operar: oficio de panadero arquitecto.

De nuevo una memorable tedtalk, que había despistado, recupera a un personaje como Tim Brown y su Design Thinking. Con dos citas memorables y esta referencia audiovisual, Ion Cuervas-Mons ha decidido cómo [piensa en grande] para dar respuestas a esa “velocidad del cambio – que- esta forzándonos no sólo a mirar hacia nuevas formas de resolver problemas sino hacia nuevos problemas a resolver”. Otro par de frases, esta vez del CEO de IDEO, sirven de presentación a esta nueva forma de diseñar que escapa a los planteamientos tradicionales y busca la participación activa y nuevos modelos de creación.

…En lugar de pensar qué construir, se trata de construir lo que pensar…

El diseño es demasiado importante como para dejarlo sólo en manos de diseñadores

via ecosistemaurbano