archivo

Archivo de la etiqueta: jean nouvel

parent

“Su misión consistió en poner las casas patas arriba y los edificios del revés”. Así comienza el artículo póstumo que ElPaís dedica al recientemente fallecido arquitecto francés. Maestro confeso de Jean Nouvel, quien trabajó en su estudio y junto al que ha compartido su última exposición (Musées à venir), su influencia está en el trabajo presente de Rem Koolhaas, Zaha Hadid, Snohetta, Daniel Libeskind, Wolf D Prix, Sou Fujimoto o SANAA. Todos ellos encontraron inspiración en la “planificación utópica”, como ha descrito recientemente Paul Virilio la “función oblicua” de la que él mismo fue cómplice. Se rodeó de personalidades y artistas como Ionel Schein, Andrew Block, Paul Virilio, Nicolas Schöffer, Jean Tinguely o Yves Klein, “períodos” de su trabajo y colaboraciones que consideró fundamentales para el arquitecto. No rechazó la fealdad o la inestabilidad, ni los encargos “nucleares” o comerciales, siendo a la par utópico y audaz, logrando mover, incluso empujar, a las personas con sus principios y arquitectura.

“Si se los coloca sobre una pendiente, se sentirán desestabilizados, se tocarán y empezarán a pensar de forma distinta en sus cuerpos y sus relaciones”

parent_big03

parent_big02vía dezeen

Anuncios
edificarloconstruido

fotografía de Chema Madoz

La primera idea de esta entrada fue dejarla en blanco para escuchar mejor los silencios de Peter Zumthor, sin embargo, en el transcurso de tiempo que me ha llevado escuchar sus respuestas íntimas y serenas en Lousianna Channel, han aparecido otros “objets trouvés” cuya combinación expongo como una reflexión encontrada.

En el número 19 de pinupmagazine.org la entrevista a otro de los pesos pesados de la escena arquitectónica, aunque más ligera, dejaba entre líneas una carga de profundidad .

“Un arquitecto se basa primero y ante todo en la cultura general… Debe tener los medios para construir su propio conocimiento” Jean Nouvel

Peter Zumthor confiesa también tener un abanico de intereses diversos y múltiples inquietudes que le facilitan entender los lugares y los espacios que propone en cada situación. Es su conocimiento previo pues el que le ayuda en esa labor creativa que dice estar a medio camino entre el arte y el oficio.

Escuchaba a Andrés Trapiello en una conferencia reciente sobre el Rastro de Madrid en la Fundación March: “al Rastro no vamos a buscar, vamos a reconocer. Todo aquello que no llevemos encontrado previamente ya de casa, no lo vamos a encontrar”. En una concatenación de citas, el escritor leonés recita a Walter Benjamin en su texto “El regreso del flaneûr” parafraseando:

“Sólo vemos lo que nos mira.” Franz Hessel

Me atrevo pues a profundizar en otra cita, esta vez de Pablo Picasso, “los grandes artistas copian, los genios roban”. Entiéndase pues que robar, alejado del hecho delictivo, supone llevarse algo consigo para hacerlo nuestro. Ese “robar” continuo de aquí y de allí, de perspectivas e intereses propios y ajenos, es lo que, en conjunto, edifica nuestro propio conocimiento para, luego, construir los espacios que en un momento de la historia deben responder a un lugar determinado y servir a la sociedad en la que nos encontramos.

[vimeo vimeo.com/147308260]

la mirada de dos maestros

Da la impresión de que los maestros andan preocupados por el devenir de la arquitectura, tanto los que participaron en los movimientos del Mayo del 68 como los que están involucrados en los debates de la Unión Europea observan síntomas preocupantes en la sociedad y, por tanto, en la arquitectura, esa “petrificación de un momento cultural”, como la define Jean Nouvel en esta entrevista vía ABC. Una lectura cruzada de sus respuestas con el manifiesto que firma Rem Koolhaas en Artforum sobre el paisaje “inteligente” permiten detectar la complementariedad de sus preocupaciones y la necesidad de ese cruce de miradas que empieza con el holandés.

La presión económica y gubernamental hacia la estandarización, amenaza con allanar el recorrido de la arquitectura, los procesos de fabricación avanzada y digital anuncian la traducción directa y sin restricciones de la imaginación del arquitecto en promesas de impresión tridimensional de una forma física para cortocircuitar la práctica de la construcción arquitectónica, realizando una especie de desviación mágica… Pero imprimir tiene sus propias limitaciones. Sólo puede producir formas sin costuras, enteras, que no puede conectarse a partes separadas.

El francés, que ensalza aquella época de efervescencia intelectual de los sesenta, no ha dejado de luchar contra ciertas formas de academicismo. Lejos de la estandarización considera que cada lugar merece una reflexión totalmente específica; incluso entusiasma leer, cada proyecto es el inicio de una aventura y, evidentemente, al principio nunca sé adónde voy. No empiezo con una idea preconcebida. Empiezo siempre con la esperanza de que ese lugar y ese momento y las personas con las que me voy a encontrar en ese instante van a aportar algo que es totalmente único; y esta especificidad y esta singularidad es un ataque en toda regla contra la clonación. Concluye con el titular de la entrevista, hay algo que ha empeorado la situación: el desarrollo de la informática, porque ahora todos los parámetros están disponibles… Por desgracia, falta materia gris. No hay suficiente pensamiento, ni suficiente intención, ni suficiente amor en cada proyecto, por lo que los proyectos llegan de forma automática, así, sin alma.

Advierte el Pritzker holandés de la constante aceleración de lo “smart” dentro de la arquitectura, en forma de dispositivos, sensores y sistemas que han hecho que los elementos tradicionales de la arquitectura, ciegos, mudos y por tanto, fiables, se hayan convertido en elementos  “inteligentes” que escuchan, recopilan información, procesan y se adaptan continuamente, hasta el punto de temer que pronto, una jaula de Faraday sea un componente necesario de cualquier casa.

Es posible entrever las ficciones de Asimov trasladadas a la arquitectura cuando Rem Koolhaas afirma: el edificio “inteligente” es un eufemismo de un agente de inteligencia. Pronto tu casa podría traicionarte.  La opinión expuesta por el fundador de OMA ante la Comisión Europea en 2014 fue rotunda: Llamando a sus ciudades “smart”, condenan a nuestras ciudades a ser estúpidas. (…) Con la seguridad y la protección como puntos de venta, la ciudad se está convirtiendo increíblemente menos aventurera y más predecible. Para salvar la ciudad, podríamos tener que ser destruirla…

Al hilo de otra pregunta Jean Nouvel contesta: cuando no hay misterio, no hay seducción. La arquitectura es un misterio que hay que preservar. Si se muestra todo de una vez, nunca ocurrirá nada. Ocultar, es sin duda una de las recetas del erotismo, y, por tanto, de la arquitectura erótica.

En una época de lo “smart” y la transparencia cabe, según Koolhaas, una pequeña posibilidad para combinar el conocimiento acumulado a lo largo de los siglos con el estrecho alcance de las prácticas consideradas hoy como “inteligentes”. Quizás la oposición fundamental a la que nos enfrentamos está en el poder largamente establecido en la arquitectura para articular lo colectivo y la aparente habilidad digital para fundirse con uno mismo. 

Puede que como en las teorías de los situacionistas, entre los que parece incluirse el propio Nouvel, la arquitectura también deba adaptarse a la situación presente, a la vida, buscando todo lo que puede cambiar un proyecto; cambiar quiere decir que debemos responder a muchas preguntasEstamos obligados cada vez a escuchar, a tener en cuenta y a entender todos los parámetros de la pregunta planteada. Prácticamente en todas las situaciones, lo que siempre hay que hacer es cruzar una mirada exterior con una mirada interior.

¿Cuál es la arquitectura en la era de lo “inteligente”? La pregunta no citada puede tener respuesta en un clásico como la Fundación Cartier, obra del maestro francés, que sin estar petrificada pueda ser “confiable” y cuya transparencia total es capaz de guardar misterio. Es posible que la arquitectura deba aventurarse a explorar el vacío programable que plantea el maestro holandés para su puente peatonal en Burdeos, donde la obra no es el evento en sí sino la plataforma sobre la que puede ocurrir cualquier cosa. Puede que la arquitectura deba ser lo estable de lo inestable, lo pétreo de lo fluido, lo inteligente de lo “smart”.

la mirada de dos maestros_big1

la mirada de dos maestros_big2

contruir al ladoLeía hoy, “transparencia y verdad no son idénticas”* Según Picasso, copiar y robar tampoco. En algún momento expuso, “los grandes artistas copian, los genios roban”. No me atrevería a decir si el nuevo edificio de Lacatton&Vassal es una copia o un robo. Entiéndase bien, la diferencia radica entre ser un gran artista o un genio. Me pregunto de dónde robó la idea Jean Nouvel al hacer la extensión de la Foundation Cognacq-Jay. Una copia del edificio gótico del siglo XIX realizada con técnicas y materiales decididamente contemporáneos, todavía en el siglo XX (1999). Un recurso idéntico al que la pareja francesa ha usado para ganar el concurso y construir el FRAC ya en este siglo XXI. Un ejercicio que brinda a aquella maison de retraite (casa del jubilado) un gemelo homenaje.

contruir al lado_* La sociedad de la transparencia – Byung-Chul Han

mezcladenostalgia

A punto he estado de plagiar el título del artículo rescatado del histórico de ElPaís – El ladrón de nubes. Al final ha sido un “Copy&Paste” de las notas que, dos años antes de que recibiera el Pritzker y con motivo de la publicación del monográfico de A+U, Eduardo Folle-Chavannes tomó sobre las pistas que hasta entonces habían dejado esos hurtos que Jean Nouvel crea para cada lugar combinando la nostalgia, la extrema anticipación, la imperfección, la desaparición, la duda, lo humano, el riesgo, la exploración, lo improbable…

… la concepción de cada obra no se limita a la manipulación consciente de los datos de la realidad. El aspecto más importante, el que caracteriza la obra, es el estado espiritual que establece una poética arquitectónica. Nouvel se permite -cuando no se autoexige- un espacio para la duda, la exploración, el riesgo, el análisis crítico en cada fase del diseño, desde la organización general hasta el detalle… Nouvel reniega de la imposición de los estándares tanto constructivos como mentales… Tampoco acepta la perfección por sí misma, una idea que no seduce. Su propuesta aspira, por tanto, a no perder nunca de vista el aspecto humano de la creación.

… es en el propio período de la creación en que el arquitecto se libera de la engañosa seguridad de las repuestas automáticas, y de las tentadoras copias de sí mismo.

En el manifiesto de Louisiana (2005)… su pensamiento queda plasmado en una serie de consignas y contra-consignas que, por su certera e incisiva radicalidad, recuerdan las de mayo de 1968: “Dejemos a la arquitectura redescubrir su aura en lo inexpresable, en lo vago, en la imperfección de lo inventado”; “Reclamemos la arquitectura de lo improbable”; o aún “El detalle, como el todo, es una oportunidad de inventar, de dislocar, de enriquecer al mundo…”.

… Lo “improbable” es, sin duda, su estímulo creativo mayor. Esta visión utópica de la arquitectura (en el sentido de que la aspiración a la utopía se convierte en un motor del progreso)…

… caso de la reconversión de la antigua iglesia de Sarlat-la-Canéda, en Francia (1993-2002)… Nouvel graba en el interior del portón de acceso al ahora mercado cubierto una frase de Jean Baudrillard: “La arquitectura es una mezcla de nostalgia y de extrema anticipación”.

…una serie de obras en curso e inconclusas… resultan significativas por su contribución a la conformación de un paisaje. Es por ello que cada proyecto se asocia a un concepto filosófico particular, originado por las condiciones relativas a su inserción. Tal es el caso de obras que se inclinan hacia la poética de lo superlativo, influyendo en el espacio por su presencia y definición, aportando cambio y orientando la evolución del sitio. 

… Otro tipo de obras, por el contrario, se orientan hacia una desaparición de la arquitectura. La idea de la “arquitectura que desaparece” se refiere a la “estética de la desaparición” promocionada por el pensador Paul Virilio, …

mezcladenostalgia_big

r4

El R4 es sólo el comienzo de uno de los mayores proyectos que en la actualidad se erigen en la capital francesa. La “Ile Seguin” es un islote del Sena dominada a lo largo del siglo XX por la actividad industrial de la marca Renault en las viejas fábricas de Boulogne-Billancourt. El proyecto de reconversión de este área marginal en un foco de atracción más en la vida parisina recayó sobre el Pritzker francés Jean Nouvel quien propuso un heterogéneo y ambicioso planteamiento para crear una pequeña ciudad en esta ínsula. En el siguiente vídeo se le puede ver explicando esta pieza del complejo a través de una idea sugerente en que, el edificio, diseñado como un entramado abierto a la interacción con el arte y sus procesos de creación, tiene la voluntad convertirse en una pieza de arte más. +info en r4-ileseguin.com

via afasiarq

Antes de que los maestros de hoy se convirtieran en lo que son, fueron admiradores y pupilos de los grandes arquitectos de ayer. Algunos de éstos, sin embargo, apenas aparecen en muchos libros y resulta difícil encontrarlos en los blogs, incluso en los de arqueologías del futuro. Paradójicamente los prólogos de sus monografías o los discursos de apertura de sus recientes exposiciones los firman sus pupilos más aventajados . Ese es, por ejemplo, el caso de Claude Parent, cuyo libro introduce Jean Nouvel, ilustrado con fotografías en el que se le ve bien acompañado de un joven y risueño Rem Koolhaas. Este polémico arquitecto francés, después de conocer a Paul Virilo e influido por otros filósofos y artistas, escribió su conocido manifiesto revolucionario, “Vivir en lo oblicuo”, donde aunaba conceptos arquitectónicos, urbanísticos y sociales, y cuyas palabras, junto con sus dibujos y obras, parecen haber inspirado muchos de los planos inclinados de OMA, algunos trazos de Zaha Hadid y algunos trabajos de su compatriota Jean Nouvel. Un manifiesto, radical y utópico en sus superficies pero inspirador y subversivo en el fondo, capaz de provocar, como buen ensayo, una mirada oblicua, donde los principios buscan continuamente una posición estable apoyados sobre un plano inclinado.

+info via domus – claude parent portrayed by jean nouvel

+artículo NYT – All Ramps and Spirals and Mosquito Landings