archivo

Archivo de la etiqueta: archinect

Si en su momento menté a las musas que acompañan a los arquitectos, colaborando en la sombra, para hacer que lo complejo parezca simple, hoy es el turno de los jardineros. Una profesión que se toma muy en serio alguien como Piet Oudolf, el hombre detrás de la vegetación que crece entre las vías del High Line de Nueva York y quien ha elegido con cuidado las flores del Pabellón de la Serpentine Gallery de Peter Zumthor. Una vez más se demuestra que la arquitectura, compleja disciplina, se vuelve sencilla cuando se colabora con expertos que se coordinan bajo la atenta mirada del que, sin ser experto, sabe un poco de muchas cosas. Se puede leer un interesante artículo sobre este personaje y los comentarios de su huerto cerrado en esta entrevista via archinect donde expresaba:

Quiero que los visitantes vean la arquitectura como simple y las plantas como complejas. Mirar las plantas trae otro tipo de pensamiento, conectado con el espacio interior. Eso es para lo que es un hortus conclusus. Es simple, de un modo complejo.

Si algo he aprendido, es que la vida forma patrones ilógicos. Es caprichosa y está llena de bellezas que intento coger al vuelo, ¿quien sabe si alguna vez volverán? (Margot FonteynAutobiografía)

Esta cita efectivamente describe el trabajo que presenta Ken McCown en esta colección llamada Places que se puede ver via Design Observer. En ese lugar entre la arquitectura y el paisaje hay quien comparte esa opinión de que la vida está en los pequeños detalles, o como en este caso, en estos patrones capturados en fotografías. +imágenes del autor via ken mccown’s flickr

via archinect

La respuesta a trabajar gratis es: NO,(las gracias ni se merecen). Parece que el debate sobre trabajar sin cobrar afecta incluso al otro lado del charco, y curiosamente el enlace pertenece a una web de arquitectura. El tema cada vez es más irritante así que, tomándolo con cierta filosofía enlazo este sencillo esquema diseñado por Jessica Hische en que se concluye que sólo puedes trabajar gratis en caso de que lo hagas por masoquismo, seas un altruista forrado, en determinados casos de caridad y claro, si es para tu madre. via archinect

***UPDATED*** Versión en castellano

Desde edificios anónimos a la interacción de las personas con ciertas arquitecturas son sólo algunos de los objetivos de la Olympus E-520 de este fotógrafo y arquitecto alemán, Thomas Volstorf. Viviendo en Yokohama y trabajando en Tokio, captura todo lo que se le cruza en su camino y lo “comparte” via flickr. Ahora es archinect quien se ha interesado por él y le ha hecho una breve entrevista preguntándole por esta mirada occidental sobre la arquitectura y el mundo oriental.

fotos de Thomas Volstorf © via flickr – fleshmeatdoll

El espacio público ha encontrado nuevas formas y estructuras donde abrirse camino a partir de aquellos lugares que, de por sí, ya tenían un cierto potencial o una fuerte demanda, como es el caso del Highline de Nueva York. Pero el análisis y diseño del espacio público ha contado siempre con un seguimiento muy particular no sólo por parte de urbanistas o arquitectos, sino de escritores, poetas o filósofos que han inspirado sus letras paseando por la ciudad como el flâneur de Charles Baudelaire. En este extenso pero valioso vídeo setentero, un voyeur de la vida urbana desmenuza las claves que hacen habitables los rincones de una ciudad, tomando como arquetipo principal la plaza del Seagram de Mies van der Rohe. Espacios para sentarse, la relación con la calle, el soleamiento, la comida, el agua, los árboles y lo que él denomina triangulación son, a su juicio, los elementos básicos que activan un lugar como espacio público.  Sería interesante una revisión audiovisual de la situación actual, cuando la ciudad ha añadido una fuerte carga digital que debe sumarse a estas claves básicas.

via archinect – social life of small urban spaces

Para Brancusi la forma ideal para observar sus obras era en tamaño monumental. En su estudio ubicaba sus modelos de la manera en que debían ser vistas por el público, de hecho prefería mostrarlas en su lugar de concepción que en las galerías. Todo formaba parte de una coreografía magistralmente orquestada que el artista compartía con los visitantes a su taller. via artstudiomagazine

Ha sido inevitable rescatar esta descripción de una de las obras artísticas más íntimamente ligada al espacio en el que se concibieron, mientras leía este artículo del nytimes [street art way below the street]. Una lectura muy recomendada que mejora acompañada del sonido de la web del proyecto [the underbelly project]. Esta iniciativa a movido a un centenar de artistas urbanos a “jugarse el tipo” para escabullirse en un lugar inóspito bajo las calles de Nueva York y crear una obra colectiva de arte urbano que no sólo pertenecerá a ese lugar desde su origen y concepción, sino que apenas será visible para nadie más. Un ejercicio de poética urbana, cargada con todas las connotaciones de este arte: prohibido, oculto, subterráneo, alternativo, callejero, arriesgado, desprendido, subversivo… Circunstancias estas que incitan a reflexionar sobre las ocasiones en que contenido y continente (obra y espacio-lugar), son inseparables para su creación, existencia y conservación.

… Las obras que se quedaron en su taller han ido sufriendo un deterioro importante, sólo conservadas de la manera adecuada gracias a las fotografías que el artista realizó de ellas. via artstudiomagazine

Del mismo modo en que “Brancusi y la fotografía” quedaron íntimamente ligados y analizados en el libro de  Elizabeth A. Brown; o como la escultura del último siglo y su fotografía quedaban estrechamente unidas a través de la exposición del MoMA [copia original]; son ahora estas nuevas obras de arte, ocultas al viandante, las que merecen una representación a la altura. Por el momento ésta se limita a un breve vídeo que acompaña el artículo y a un puñado de imágenes que ha captado lunapark a la luz de un foco. Quien hubiera dicho que hoy brancusi y el graffiti encontrarían un punto en común.

via archinectdesignboom

disfrázate de edificio

Es posible que alguna vez lo hayas pensado, pero cierta vergüenza y el hecho de que te acusen de friki evitó que aparecieses en alguna fiesta vestido de edificio. En [architectnewspaperblog] sugirieron la idea y alguien la recogió [archcostumes]. Tres niños vestidos de Withney, Guggenheim y New Museum sufrieron probablemente la imaginación de unos padres arquitectos quienes ilusionados les dijeron: ¡disfrázate de edificio!

disfrázate de edificio_

via archinect