en la cuerda floja

Es extraño, y a la vez comprensible, cómo una película, una experiencia o un relato, incluso ajeno, puede cambiar la percepción de un espacio o un edificio. Sin entrar en consideraciones filosóficas, en el vídeo de “cities of opportunity” ante la recurrente pregunta de porqué oma.nl eludió el concurso para el nuevo World Trade Center, más allá del interés por la emergencia China, Rem Koolhaas admite no poder superar la belleza de las torres gemelas, una consideración que no comparte el entrevistador, y ante la que el Pritzker holandés sugiere un film, que hasta hace unas horas yo mantenía en lista de espera. Man on Wire no es sólo un oscarizado documental sino todo un manifiesto sobre los sueños, sobre la belleza de conseguirlos, de alcanzarlos, superarlos y no saber contestar al por qué de ellos.

Para mí es bien sencillo, la vida debería vivirse al límite. Hay que rebelarse, no someterse nunca a las normas, renegar del mérito propio, no repetirse a sí mismo, ver cada día, cada año, cada idea como un verdadero reto y entonces uno logrará vivir la vida en la cuerda floja. (Philippe Petit)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: