procrastinación

La palabra en sí ya hace prever que algo bueno no debe ser. Sin embargo, siempre hay una posibilidad de ver el vaso medio lleno, eso sí, para ello hay que poner de nuestro lado. La procrastinación es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables. ¿Quién no ha caído alguna vez es esta banal tentación, especialmente en el ámbito creativo? Pero ¿qué pasa si lo irrelevante resulta ser trascendente?. Según Paul Graham, autor de este breve ensayo llamado “good and bad procrastination“, la buena procrastinación es aquella que evita los quehaceres de la vida real, y pospone hacer esas pequeñas tareas diarias para dedicarnos a grandes objetivos u obsesiones. Continua con un ejemplo práctico, en el que si estás inspirado por un proyecto puede que la ganancia neta de emplear todo tu tiempo en esa idea, sea mayor al escapar de todas lo demás que se suponía que debías hacer durante los próximos días u horas. El texto contiene más consejos y merece una lectura completa para enfocar mejor este término esquivo donde “La cuestión no es cómo no procrastinar, sino cómo procastinar bien” (Paul Graham). Puede que esta animación retrate el concepto con excelente acierto gráfico.

via microsiervos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: