el jardinero

Si en su momento menté a las musas que acompañan a los arquitectos, colaborando en la sombra, para hacer que lo complejo parezca simple, hoy es el turno de los jardineros. Una profesión que se toma muy en serio alguien como Piet Oudolf, el hombre detrás de la vegetación que crece entre las vías del High Line de Nueva York y quien ha elegido con cuidado las flores del Pabellón de la Serpentine Gallery de Peter Zumthor. Una vez más se demuestra que la arquitectura, compleja disciplina, se vuelve sencilla cuando se colabora con expertos que se coordinan bajo la atenta mirada del que, sin ser experto, sabe un poco de muchas cosas. Se puede leer un interesante artículo sobre este personaje y los comentarios de su huerto cerrado en esta entrevista via archinect donde expresaba:

Quiero que los visitantes vean la arquitectura como simple y las plantas como complejas. Mirar las plantas trae otro tipo de pensamiento, conectado con el espacio interior. Eso es para lo que es un hortus conclusus. Es simple, de un modo complejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: