crónicas del sónar

Como subtitulaba Luis Hidalgo en su artículo [Sónar 2011, manual de uso (diferente)], es el Sónar, más que ningún otro, un festival para dejarse sorprender, descubrir nuevas referencias y llevarse a los ojos y oídos otros sonidos. Ya el jueves se pudo ver a Richie Hawtin pinchando entre frutas y verduras en el Mercat de la Boquería, el viernes la crónica dice que como había avisado horas antes en una subversiva entrevista [Odio al público], Aphex Twin ofreció un recital. Y anoche más allá de la electrónica, se anunció el nacimiento de una estrella como Janelle Monáe. El sónar termina en rato con una pieza a cuatro manos, la armoniosa colaboración entre un compositor electrónico obsesionado con la visualizción del sonido, como el alemán alva noto, con el reconocidísimo pianista japonés ryuichi sakamoto. Si ya estás deseando que empiece el del 2012, cómprate el abono a precio del 2005.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: