eres un creativo de sillón

Crear es una cuestión de transpiración, como enunciaba Edison, pero ésta debe producirse de un modo inteligente, conocerse a uno mismo y saber dónde, cuándo y cómo aparece la inspiración es un ejercicio productivo que necesita de un momento de pausa y a veces de un buen sillón. Esta teoría que algunos jefes desprecian le da resultado a la mismísima google, cuya filosofía de trabajo es un buen ejemplo de esa actividad que aúna la exigencia productiva con la distracción creativa. Desde la web 99%Mark Mcguinness, como creative coaching, nos permite conocer si “somos creativos de sillón”, de esos que en el momento de downtime, de alejarse del teclado y cambiar de la silla de oficina a un buen sillón frente a una ventana, nos asaltan las ideas que llevamos buscando durante horas delante de un monitor en blanco. Aquí traduzco algunas de esas pistas para un buen equilibrio entre estos dos asientos de la vida laboral:

1. Consigue un sofá para tu oficina. O un espacio de descanso o una salita de café, y date permiso para usarla.

2. Presta atención a tus niveles de energía a lo largo del día. Cuando empiecen a bajar, es momento para una break, – o para cambiar de silla. Un cambio es tan bueno como un descanso, ¡recuérdalo!

3. Atiende a cómo te sientes después de estar sentado en tu sofá. Si te sientes aletargado y aburrido, estás pasando demasiado tiempo ahí (más que un sillón creativo es un para aplatanarse). Pero te levantas entusiasmado y fresco, parece que el sillón está haciendo un buen trabajo recargando tus baterías.

4. Cambia de herramientas. Si normalmente escribes en el portátil, consigue un cuaderno y un lápiz. Si normalmente utilizas papel y boli , ¡usa un papel y un boli distintos! (En serio, tu sistema nervioso registra diferentes asociaciones con diferentes herramientas. Pruébalo)

5. Ignora el “lodo”. Ese es el nombre que Cali Ressler y Jody Thompson (creadores de los Results Only Work Environment, sobre la cultura corporativa) dan a los comentarios sarcásticos que los trabajadores hacen sobre el comportamiento que no se ajusta a su idea de productividad. Ej. “Ojalá tuviera tiempo para holgazanear a medio día”

6. Echa la vista atrás sobre tu semana el viernes por la tarde . ¿De dónde vinieron tus mejores ideas? ¿Cuándo tuviste tus pensamientos más productivos? ¿Dónde sumaste más valor? (Asegúrate que haces este análisis desde el confort de tu sillón)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: