arquitectura, arte y activismo

Enumerar sólo alguna de las empresas en las que ha intervenido el artista, arquitecto y activista chino Ai Weiwei resulta agotador. En lo meramente arquitectónico estuvo junto a Herzog & de Meuron en la elaboración del Estadio Olimpico de Beijing y fue el encargado de atraer hasta Mongolia a 100 jóvenes arquitectos para el proyecto ordos. También ha sido el responsable de que la nave central de la Tate Modern se llenara de pipas o de hacer del Pabellón de Mies van der Rohe un café con leche muy particular. Pero es ahora que el documental Ai Weiwei: Never Sorry retrata la parte más subversiva de esta vida llena de creatividad cuando las autoridades de Shangai derriban su recién estrenado estudio. Parece que sus provocaciones y denuncias sobre el lado oscuro de China le han costado una represalia, pero dudo que alguien que se convirtió en arquitecto simplemente porque dibujó y levantó la casa que necesitaba, empiece a pedir disculpas ahora. Por contra, seguirá creando un nuevo activismo a través de su twitter, llevando esta forma de protesta a un nivel diferente, allí donde un breve mensaje marca una diferencia política y democrática.

entrevista – parte 2parte 3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: