la permanencia del espacio

Como si de una segunda parte se tratara, retomando aquella [acogedora modernidad], ahora un artículo de la revista dwell sobre el conjunto de Lafayette Park de Mies van der Rohe en Detroit, recupera otro de los ejemplos en que el movimiento moderno parece vivir una segunda juventud después de una renovación y la descripción de unos orgullosos propietarios que, curiosamente, no son arquitectos. Después de ver el edificio Seagram con cincuenta cumplidos, y escuchar a Peter Eisenman en el Guggenheim de Frank Lloyd Wright hablando sobre la búsqueda de nuevos paradigmas; la cuestión se centra en esa arquitectura que no es contemporánea, ni pretende formar parte de una fugaz vanguardia, ni aspira a crear tendencia; más bien, evade la cuestión del tiempo para que sea su espacio el que permanezca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: