la semilla

En multitud de ocasiones me he preguntado la influencia que tiene el espacio en que habitamos en la niñez, las imágenes espaciales con las que crecemos, y la influencia que éstos tienen en el espacio que buscamos como arquitectos. Hay casos en que nada de esto tiene que ver con lo que más tarde somos y hacemos, sino que le pregunten a Ryue Nishizawa, “simplemente ocurrió”. Pero, al preguntarle a Kazuyo Sejima por el modo en que se adentró en el mundo de la arquitectura, recuerda una imagen que descubrió en la niñez. Posiblemente en blanco y negro, una fotografía de esta Sky House de Kiyonori Kikutake, fundador del Movimiento Metabolista, fue la que desde entonces, Kazuyo entendió como “la casa”. Parece que no sólo las imágenes de la infancia sino también aquellos movimientos utópicos son, según Florian Idenburg, revisados en momentos de crisis. Apoyado en la casa de Kikutake escribe [the house that used to fly] donde actualiza los principios de aquella corriente que profetizaba sobre una ciudad del futuro habitada por una sociedad masificada, caracterizada por grandes escalas, estructuras flexibles y extensibles con un crecimiento similar al orgánico.

Los críticos podrían decir que el trabajo es un – contexto; que la mayoría de sus propuestas urbanas estaban copiadas de las estrategias de tabula rasa de los arquitectos del Movimiento Moderno que rechazaban los entornos tradicionales; que ellos tendían a sobre simplificar el diseño y los procesos de composición; que los esquemas eran teóricamente flexibles pero que en la realidad resultaban opresivos, derivados de la aceptación y confianza en las tecnologías modernas y los principios racionalistas; que ellos se encomendaban a las grandes constructoras, consumidores y promotores, y lo más importante, que desatendían profundas cuestiones sociales en favor de una llamada por ser ecológicos, que se reducía a un interés por el skyline. Tal vez deberíamos encontrar la inspiración en los tempranos trabajos de Kikutake, antes que en sus bravucones planes utópicos; en su cuidadosa re-configuración y calibración de los sistemas existentes. Tal vez el arquitecto no debería intentar continuamente inventar el árbol, sino que debería convertirse en un jardinero constante, alguien que siembre y cultive.

via designboom + abitare

recordatorio [Camino hacia la extrema sencillez]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: