de casa de máquinas a biblioteca

Una obra de arquitectura puede ser un gesto, una demostración, un ejemplo de algo que sobrepasa la mera construcción. No se trata en este caso de obras sociales, que cumplen con creces lo anteriormente expuesto, sino este pequeño ejemplo de recuperación de un lugar. Un edificio que siempre ha estado ahí, ese que muchos conocen sólo en ruinas pero que ocupa un lugar privilegiado en la memoria, en los paseos diarios o en las travesuras de la niñez. En este momento tal vez la rehabilitación de esos espacios existentes, potencialmente erigidos, con un propósito distinto, con una función supuesta, que a día de hoy carecen de aquel esplendor y ajetreo de antaño, sean los que dependan de una mínima intervención arquitectónica para que resurjan de sus cenizas ruinas. Hablaba de esta obra pero podría hablar de muchos arquitectos.

Biblioteca Publica de Licanten por Emilio Marin + Murua-Valenzuela via plataformaarquitectura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: