pequeños placeres

En un momento en que la arquitectura puede permitirse pocos caprichos, tal vez hacer un pabellón sea uno de los pocos placeres que uno pueda permitirse y Jean Nouvel lo ha hecho. Su Pabellón para la Serpentine Gallery es un lugar para el disfrute. La arquitectura no es en este caso sino un seductor detonante de toda una serie de eventos que se generan a su alrededor. Él mismo explica en este vídeo su voluntad de crear un conjunto de actividades dentro de un juego estético de reflejos, refracciones y transparencias de un rojo intenso. Es interesante quedarse con esa última reflexión en la que hace entender, que la estética también es uno de esos pequeños placeres.

+imágenes via europaconcorsi

via theguardian

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: