cuestiones interminables

Escribía Juan José Millás este fin de semana en el Suplemento de El País sobre una foto de este edificio mutilado que se ha medio derrumbado en el madrileño barrio de Tetuán. Escapaba del catastrofismo fácil para enfocar la mirada en el esqueleto habitado y descubrir las relaciones directas entre el fondo y la forma (o viceversa) de este edificio cualquiera. Sobre el parecido de las estancias a las que conducían esas escaleras comunitarias, sobre la posiblidad de intercambiar esos espacios particulares, domésticos y personales que todos creemos tan distintos, creo recordar (no he encontrado el artículo en internet y no apunté la frase) que decía algo así como “tan iguales por dentro como por fuera”. Sirva esta reflexión literaria como punto de arranque de una de esas retóricas tan arquitectónicas como profanas sobre el espacio privado. Una de esas que sirven de tertulias interminables sobre el espacio de habitar. ¿Son tan iguales por dentro porque creamos dormitorios y salones en lugar de piezas? ¿Por que llegamos a dibujar los muebles sin posibilidad de cambio? ¿La sociedad no demanda espacios personalizados/personalizables? ¿Por qué las viviendas no pueden cambiar su carcasa, su tono o su ventana? Seguimos creando espacios estándar en un mundo que se construye a medida. ¿Será por miedo a admitir que las viviendas son siempre lo que sus dueños quieren que sean? Cuestiones interminables…

imágenes de Gordon Matta Clark
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: