un antes y un después

foto de Aleix Bagué

Ayer leía este artículo de elpaís de anatxu zabalbeascoa [Cuando funciona el funcionalismo] en el que se expone la idea de que la recuperación de ciertos principios del funcionalismo aquitectónico puede ser la respuesta, que siempre estuvo ahí, a la nueva situación de la arquitectura. Rescatar los valores del movimiento moderno, partiendo de la razón, sin llegar a tropezar con la misma piedra.

Cuando el funcionalismo funciona, el trabajo del arquitecto muchas veces no se ve. Pero aun así siempre es de orfebre: milimétrico. No se trata sólo de esconder tiradores y reducir marcos de ventanas, se trata de construir edificios precisos en los que cada componente no sólo es necesario sino que además está optimizado. Esos inmuebles funcionan con lógica y economía primero para quienes los construyen, después para quienes los habitan y durante toda la vida para quienes se ocupan de mantenerlos. También para la ciudad en la que deben convivir.

En otro artículo de la misma autora [arquitectura sin maquillaje] se ponía en valor otra estrategia más, la de la naturalidad, la integración en el entorno urbano y un mínimo de recursos precisos. Resulta curioso que se den en un mismo lugar, el barrio 22@ de Barcelona, lo que puede ser un antes y un después en la arquitectura, la de los star-architects y la de los que podríamos llamar arquitectes locals.

foto de fernando guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: