más allá del modulor

El arquitecto moderno por excelencia, Le Corbusier, nos dejó uno de los recursos más utilizados a la hora de entender las relaciones de proporción, áurea, que se dan entre el espacio dibujado y el ser humano. Su modulor, impreso en muchas de sus obras y copiado en un sin fin de dibujos posteriores constituye una reflexión, limitada, sobre la posición que ocupa una persona en el espacio. La obra del artista Antony Gormley, que apenas conocía cuando escribí sobre su instalación en el cuarto plinto de trafalgar square [súbete], constituye un profundo análisis sobre esa preocupación esbozada por el arquitecto suizo. El verdadero objetivo de Gormley es materializar el espacio estrictamente ocupado por la persona que lo habita. Es esa visión externa de la situación, representada en muchas ocasiones por un molde del propio cuerpo del artista habitando el espacio urbano, colgando de la sala de un museo o formando parte del paisaje, la que da pie a la reflexión sobre ese diálogo abierto entre la persona y el espacio en el que se sitúa. Escultura, instalación y dibujo, perfectamente retratados en una web más que recomendable [antonygormley.com] son los medios por los que este artista intenta ir más allá del modulor.

via pixiome

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: